MLB mete las patas y J.C. Romero dice “No Soy Culpable”

090106jc-romero.jpg

El lanzador boricua de los campeones Filis de Filadelfia, J. C.
Romero, será suspendido por 50 partidos tras violar la política de
dopaje de Major League Baseball (MLB), según trascendió tarde en la
noche de ayer, aunque el jugador alega que no tomó nada ilegal y que es
víctima de desinformación por parte del organismo beisbolero y la
Asociación de Jugadores de Grandes Ligas.

La cadena
especializada en deportes, ESPN, fue la primera en reportar que Romero
arrojó positivo en una prueba de dopaje en la campaña pasada tras
utilizar un suplemento que él entendia era permitido ya que lo compró
de forma perfectamente legal en una conocida tienda de productos
alimenticios -que tiene múltiples establecimientos en Puerto Rico-,
pero que aparentemente contenía sustancias no autorizadas por la
política antidopping del béisbol de las Mayores.

Se
espera que MLB haga el anuncio de su suspensión por “negligencia”
-nunca han dicho que el boricua intentó hacer trampa a conciencia- esta
misma tarde. 

Debido a la suspensión, el relevista no
podría lanzar por Puerto Rico en el Clásico Mundial y se perdería los
primeros 50 partidos de la temporada del 2009, lo que podría redundar
en una pérdida de 1.25 millones de dólares en salario.

De
inmediato, el jugador se defendió enérgicamente y declaró que toda esta
situación es un malentendido producto de la desinformación y
comunicación negligente de parte de MLB y la Asociación de Peloteros,
ya que en un principio la propia Asociación había notificado que el
suplemento era legal, por lo que el caso fue llevado ante un árbitro.
Fue entonces que el árbitro en el caso determinó que Romero, quien no
fue acusado, ni encontrado culpable de doparse adrede, fue “negligente”
al tomar un suplemento sin saber cuál era su contenido.

“Si
soy culpable de algo, ¿sabes qué?, lo enfrentaré. Pero no soy culpable
y no voy a dejar que gente que no me conoce realmente me juzgue por
algo y acusarme de algo que no hice”, declaró Romero al diario
Philadelphia Enquirer.

De acuerdo con el periódico de
Filadelfia, el reporte del caso indica que Romero compró en julio un
nuevo suplemento, 6-OXO Extreme, que tomó de una góndola en una tienda
GNC en Nueva Jersey. El suplemento está disponible para el público en
general y está aprobado por la Federal Drug Administration (FDA).
Además, la Asociación de Peloteros admite que previamente había
indicado que el suplemento estaba en regla.

De todas formas,
Romero consultó con el nutricionista y el entrenador físico de los
Filis. Ninguno encontró nada fuera de lugar en la etiqueta del
producto, así que Romero comenzó a consumirlo. Aun así, el entrenador
envió una muestra a MLB y esa prueba indicó que ese suplemento podía
resultar en un positivo.

Sin embargo, nadie se lo informó
a Romero, quien fue sometido a dos exámenes de orina rutinarios el 26
de agosto y el 19 de septiembre. ESPN reporta que tres meses después
fue que la Asociación de Peloteros envió una carta a los jugadores
advirtiendo que ese producto podía provocar un positivo.

Según
el diario de Filadelfia, MLB le informó a Romero cuatro días después de
la segunda prueba que había arrojado positivo en la primera prueba.
Inmediatamente, el puertorriqueño dejó de tomar el suplemento. Pero ya
era muy tarde y MLB le ofreció bajarle la suspensión a 25 juegos si
aceptaba su culpa. Romero no aceptó porque entendía que la culpa no era
de él porque le habían dicho que el producto estaba en regla. Además,
no hubiera podido jugar en la postemporada.

Una prueba posterior evidencia que Romero ya no tenía la sustancia en su sistema durante la postemporada.

La
segunda vista de dos días se celebró en Tampa durante la Serie Mundial,
en la que Romero tuvo cuatro apariciones y fue el lanzador ganador de
los partidos tres y cinco. Antes de ir a lanzar por la tarde, Romero
iba a las vistas.

“Ellos sabían que yo no estaba tomando
esteroides. Ellos continuaron enfatizando el hecho de que fue
negligencia de mi parte no enviar el suplemento a ellos y seguir lo que
dijo mi nutricionista, con quien he estado trabajando desde que estoy
en las Grandes Ligas. Hicieron de eso un issue grande”, indicó Romero
al periódico filadelfiano.

Generalmente, los peloteros
suspendidos por dopaje se disculpan a través de un comunicado por sus
actos. Romero considera que su caso es distinto y entiende que no tiene
que sentirse avergonzado por la negligencia de la Asociación y MLB,
presionados por el Congreso y las autoridades federales para establecer
un programa eficiente en contra del dopaje. Por esa razón decidió
ofrecer su parte de la historia ayer a diversos medios de comunicación
en Estados Unidos antes de que MLB anunciara hoy su suspensión.

“Si
la gente está intimidada porque Major League (Baseball) es una
organización grande, pues bien?, dijo Romero al Philadelphia Enquirer.
Pero ellos no me van a usar de ejemplo si piensan que no soy más que un
puertorriqueño (tonto). Eso no va a pasar. Esa no es la forma en que yo
he crecido”.

“¿Quedarme con la boca callada? Eso no es lo
correcto”, afirmó. “Si me quieren empujar fuera del juego, pues que lo
hagan. ¿Qué voy a hacer, echarme para atrás y permitirlo, cuando sé en
mi corazón que soy inocente? Eso no va conmigo ni en mi hogar”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: